Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
Volver a Blog

Fair play: 10 normas de deportividad en el deporte

31-01-2020
  1. Juega limpio. La victoria pierde valor si no se consigue de forma honesta y justa. Aunque no se gane, el juego limpio tiene su recompensa, te ganas el respeto de los demás, mientras que el que engaña o hace trampas solo gana desprecio (aunque gane).
  2. Cumple con las normas del reglamento. Todos los deportes tienen sus normas. Entenderlas y comprenderlas nos ayudara a ser mejores jugadores y a ganar partidos.
  3. Juega para ganar, pero acepta la derrota con dignidad. Se debe jugar para ganar. En Become a PRO creemos que quien dijo que lo importante es participar, probablemente perdió. Pero no hay que olvidar que a veces se pierde, o, mejor dicho, unas veces se gana y otras se aprende.
  4. Respeta. A todos, a los adversarios, a tus compañeros, a los entrenadores, al público, a los árbitros y al que está ahí fregando el suelo cuando un jugador se cae y deja el sudor en la pista.
  5. Anima al compañero que falla. Todos cometemos errores, nos equivocamos, tanto dentro como fuera de la pista. Si tu compañero falla, en lugar de enfadarte con él, ves chócale la mano y anímalo.
  6. Respeta las instalaciones deportivas. Hay que respetar el material tanto del campo rival como del propio. Respetar el material es respetar el deporte que practicas, no lo olvides.
  7. Si el rival es muy inferior, no lo desprecies ni te ensañes con él. Hay que ganar, pero si uno es muy superior y es evidente la victoria, no hay que humillar. Juega con deportividad, disfruta de la victoria, pero no te ensañes con el adversario.
  8. Choca la mano a los adversarios al terminar el partido. Muéstrale al adversario que lo respetas, hayas ganado o perdido.
  9. No protestes por los cambios. A veces el entrenador hace cambios que no entendemos, o nos cambia justo cuando empezábamos a jugar bien o nos cambia y lo entendemos como un castigo. No te quejes, saluda al compañero que entra y anima desde el banquillo.
  10. Saluda al público. No te olvides del público, que en su mayoría en edades de aprendizaje o a nivel amateur suelen ser los padres o amigos, quienes nos dedican su tiempo y nos animan, juguemos bien, mal, mucho o poco. Invierte esos segundos al terminar el partido en saludar al público para darles las gracias por haber ido a verte.

Blog